Te engañan: La belleza no es tan cara

A pesar de que gasto muy poco en belleza, tengo 37 años y parezco que tengo treinta y pocos. No tengo celulitis, estoy delgada y apenas tengo arrugas. El secreto…créeme, no está en los cosméticos.

La maquinaria productiva que hay detrás de los cuidados de belleza que conocemos nos incita a consumir costosos productos y tratamientos que tan sólo consiguen esclavizarnos, ya que cuando dejamos de utilizarlos volvemos al estado anterior.

La maquinaria siempre funciona para solucionar los problemas cuando se nos vienen encima, pero nunca se hace incapié en qué tipo de vida debemos llevar para evitar la celulitis, los kilos de más, el envejecimiento de la piel, etc. A las farmaceúticas e industria cosmética no le renta por ejemplo aconsejarte que uses toda la vida crema hidratante con protección para no tener arrugas, ya que ellos no pueden controlar que durante toda tu vida seas un cliente fiel. La rentabilidad está en que les compres durante unos años sus cremas más costosas, cuyo margen de beneficio es mucho mayor debido a la burbuja de precios que crea la publicidad.

LA CELULITIS

Las cremas anticelulíticas son productos muy caros que lo único que consiguen es aliviar los síntomas parcialmente. Incluso algunas cremas ni siquiera pueden poner anticelulíticas porque no se consideran un tratamiento médico probado y por eso hablan de piel de naranja. Igual ocurre con los tratamientos como la presoterapia, ayudan a disolver la celulitis pero si sigues con el mismo ritmo de vida, volverá.

Hace años yo tenía celulitis en las piernas. Llevaba una vida sedentaria, bebía poca agua y apenas tomaba fruta. Eso cambió de forma paulatina, haciendo del ejercicio algo rutinario e incluso necesario. Hacer ejercicio elimina mucha ansiedad, esta que te hace tener hambre a todas horas, así que comencé a sustituir parte de las comidas por fruta y acompañar siempre la comida con verduras.

La alimentación es el factor principal en cualquier tratamiento para eliminar la celulitis y el segundo es el deporte. Así que en lugar de dejarte la billetera en la farmacia, suda esa camiseta y comienza a alimentarte de forma sana. El secreto no está en cremas ni tratamientos, la clave es mucho deporte y una buena alimentación.

TU PELO, LA PIEL

Una de los componentes del organismo más importantes para evitar el envejecimiento prematuro es la vitamina C. ¿Tenemos vitamina vitamina C en las cremitas? No suficiente. ¿Tenemos vitamina C en los grandes hipermercados? No. ¿Tenemos vitamina C en las naranjas ecológicas? Sí. Según un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), las naranjas ecológicas tienen más vitamina C que las procedentes de la agricultura tradicional, un 10% exactamente.

La vitamina C también es buenísima para el pelo. Estimulan la segregación de las sustancias que contribuyen a tener un cabello hidratado y acondicionado de forma natural.

Las infusiones de cola de caballo son otro remedio natural infalible que combate la caída del cabello, regula el exceso de sebo de la piel y el cabello y acaba con las uñas quebradizas. Además es un remedio increíble para eliminar la celulitis y combatir las piernas cansadas, pues ayuda a eliminar líquidos.

LAS DIETAS

Descuidamos nuestra dieta y alimentación y luego cuando nos nos gusta nuestro aspecto recurrimos a las dietas, a los sacrificios, al no quiero salir para no engordar, al no beber nada de alcohol y a pasarlo mal en definitiva. Para eso hay centros de dietética que te venden una dieta a llevar durante varios meses con costosos productos de adelgazamiento que no volvemos a probar en nuestra vida. ¿Y si probásemos a transformar nuestra dieta todos los días del año? ¿Porqué no adoptamos nuevos hábitos en lugar de sacrificios?

Los cambios de hábito en la alimentación y ritmo de vida, no sólo mejoran un elemento de tu belleza sino que repercuten en múltiples aspectos estéticos y de salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *